Hamburguesas de quinoa y lentejas germinadas

Original: http://www.creativegan.net/archives/hamburguesas-de-quinoa-y-lentejas-germinadas/

Hamburguesas de quinoa y lentejas germinadas

Dificultad: fácil
Tiempo de preparación: 40 minutos
Raciones: para 4-5 hamburguesas grandes u 8-10 medianas
Ingredientes:

♥ 50 g de quinoa
♥ 1 cucharada de semillas de lino + ¾ de taza de agua
♥ ½ calabacín mediano, rallado
♥ 1 taza de lentejas germinadas (un puñado grande)
♥ 1 cucharadita de humo líquido (opcional)
♥ 1 cucharadita de vinagre balsámico de módena
♥ 2 cucharadas de salsa de soja
♥ 6-8 cucharadas de harina de garbanzo
♥ ½ cucharadita de ajo en polvo (o ½ diente de ajo picado o machacado)
♥ 1 cucharadita de perejil fresco picado
♥ ½ cucharadita de tomillo
♥ ¼ de cucharadita de cilantro molido
♥ 1 cucharadita de aceite de oliva

Lava la quinoa en un colador pequeño. Calienta en una cacerola pequeña, preferiblemente antiadherente y de fondo grueso, la cucharadita de aceite de oliva a fuego medio-bajo. Escurre muy bien la quinoa y ponla en la cacerola. Tuesta la quinoa removiendo de vez en cuando durante 3-4 minutos, hasta que empiece a dorarse un poco y tenga mucho aroma a frutos tostados.
Añade 1 taza y ¼ de agua, sube el fuego hasta que hierva y después bájalo al mínimo. Déjalo cocer aproximadamente 10 minutos, hasta que no quede agua y la quinoa esté tierna y suelta. Remuévelo de vez en cuando.

Mientras se hace la quinoa pon en un cacito pequeño las semillas de lino con el agua y llévalo a ebullición a fuego medio. Baja el fuego y deja que se cueza de 5 a 8 minutos, removiendo de vez en cuando. La mezcla irá espesando hasta tener una viscosidad similar a la de la clara del huevo. Retíralo del fuego.

Pasa la quinoa a un bol grande y mézclala con el gel de lino. Añade las lentejas germinadas, el calabacín y el resto de ingredientes excepto la harina de garbanzo.
Mézclalo todo muy bien y ve añadiendo la harina de garbanzo de cucharada en cucharada, removiendo y mezclando, hasta que quede con buena consistencia, que se pueda coger en cucharadas, no esté líquida, más bien cremosa, que no se deshaga. Yo he necesitado 6 cucharadas de harina de garbanzo, puede que necesites alguna más o menos, depende de la humedad de la masa.

Forma las hamburguesas con un molde como expliqué en esta otra receta y congélalas al menos 2 horas antes de calentarlas.

Para cocinarlas calienta 3-4 cucharadas de aceite en una sartén mediana a fuego medio y pon las hamburguesas (las que quepan) sin descongelar, directamente a la sartén. Deja que se hagan 4-5 minutos por cada lado y sírvelas.

Hamburguesas de quinoa y lentejas germinadas

Si quieres darles forma a mano o cocinarlas en el momento de hacerlas tendrás que hacer la masa un poco más compacta. Para ello añade además 3 cucharadas de pan rallado o de sémola de maíz o de harina de maíz (no maicena), mézclalo bien y deja reposar la masa 5 minutos. Si tras ese tiempo la masa está aún muy blanda, puedes añadir 1-2 cucharadas de harina de trigo/espelta/trigo sarraceno/quinoa. Mójate las manos con aceite para darles forma sin que se te peguen y ve poniéndolas en la sartén con 4-5 cucharadas de aceite calentado a fuego medio. Necesitarán 3-4 minutos por cada lado.
Para más formas de hacer hamburguesas veganas echa un vistazo a este tutorial.

Esta receta no tiene mucha complicación y el secreto de su exquisito sabor está en tostar la quinoa antes de cocerla. La gama de sabores y aromas que desarrolla la alejan mucho de la concepción popular de “sabor a cereal” y la convierten en una excelente combinación de sabores a frutos secos y semillas tostadas. Por otro lado, la textura tierna y jugosa que confieren a las hamburguesas es esencial para su estructura, a falta de otros ingredientes que pudiesen cumplir la misma función, como legumbres cocidas o soja texturizada. La cantidad de quinoa que he utilizado es bastante pequeña, sólo 50 gramos, que tras cocerlos doblarán su peso y tamaño, así que no hay problema. Como he comentado otras veces, utilizo poco la quinoa y siempre en las cantidades justas para lo que necesite hacer. Aún así, podéis doblar la cantidad de quinoa y omitir el calabacín o cambiarlo por alguna otra verdura rallada que se haga rápidamente y después no suelte demasiada agua como zanahoria, puerro, cebolla, cebolleta, ajetes, remolacha cocida, etc. (para evitar añadir más humedad a la masa podéis secarlo con papel de cocina antes de integrarlo en la masa). Por supuesto también se puede añadir soja texturizada y gluten de trigo para una textura más consistente y carnosa.

Las lentejas germinadas nos sirven para muchísimas cosas, para ensaladas, para terminar platos, para hacer a la plancha, saltear, añadir a guisos o, como en este caso, para hacer unas hamburguesas. Además de sabor aportan nuevas texturas a la masa, haciéndola más agradable aún. Las que he usado son caseras, como comenté en la receta anterior, y como cunden bastante las podéis utilizar para un montón de cosas, o ir poniendo lentejas a germinar cada pocos días para tener disponibles cuando las necesitéis. Se pueden utilizar en su lugar judías o garbanzos germinados, aunque tengan un tamaño un poco mayor, pero también quedarán estupendamente con el sabor y textura global de la hamburguesa.

El “truco” de las semillas de lino es algo que digo muchas veces pero creo que no había subido ninguna receta con ello, así que ya era hora. Esta peculiaridad del lino lo hace muy atractivo de cara a sustituir la clara del huevo, ya que es la viscosidad y textura que buscamos muchas veces.
No es necesario utilizar linaza molida, de hecho yo prefiero utilizar las semillas de lino enteras. Como las uso muy de vez en cuando, las tengo en un bote cerrado dentro de la despensa desde hace muchísimo tiempo, y no se ponen malas ni se enrancian, cosa que pasa más rápidamente cuando las semillas están molidas (los aceites de la semilla se exponen al ambiente y se enrancian más rápidamente).
Lo único que hay que hacer es hervir las semillas con agua, removiendo de vez en cuando, y la mezcla comenzará a espesar, acabando en pocos minutos con la textura de la clara de huevo.

No-huevo de lino

Como se puede ver en la foto, se forma un gel viscoso transparente similar a la clara del huevo y con unas propiedades, a la hora de cocinar, muy similares. Por eso es una forma de sustituir los huevos en algunas preparaciones. De hecho, con otras proporciones y colando las semillas, quedándonos sólo con el gel, se puede montar para hacer merengue.
Para las hamburguesas he utilizado la mezcla entera, con semillas y todo, porque me gusta el sabor de las semillas una vez tostadas con el resto de ingredientes (después no te las encuentras enteras), pero podéis colarlo y utilizar sólo el líquido.

Por lo demás, podéis variar la receta como queráis, utilizando diferentes harinas y/o diferentes especias. El humo líquido os lo recomiendo mucho, dará un sabor muy bueno a las hamburguesas. Otras especias que van muy bien: orégano, nuez moscada, salvia, mejorana, romero y pimienta negra. Para sabores más intensos, pimentón ahumado, cominos molidos, polvo de 5 especias o ras-el-hanout.

Una vez hechas las hamburguesas podéis terminar de dorarlas con alguna salsa preparada en el momento. Yo lo he hecho con un par de ellas, la salsa estaba hecha con salsa de soja, aceite de sésamo, ajo picado, vinagre de arroz y agua. Eso al gusto, podéis probar cualquier otra salsa que os guste (por ejemplo, esta barbacoa).

Animaos a probar estas hamburguesas, que seguro os van a encantar 🙂

Original: http://www.creativegan.net/archives/hamburguesas-de-quinoa-y-lentejas-germinadas/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s