Pastel de legumbres

Original: http://www.creativegan.net/archives/pastel-de-legumbres/

Pastel de legumbres con salsa

Dificultad: fácil
Tiempo de preparación: 45 minutos
Raciones: para 4-6 personas
Ingredientes:

♥ 3/4 de taza de judías blancas cocidas
♥ 1 taza de avena y trigo en copos (mezclado, mitad de cada)
♥ 4 cucharadas de puré de patatas en copos
♥ 1/2 pimiento amarillo mediano
♥ 1/4 de puerro grande
♥ 4 mitades de tomates secos
♥ 1/4 de taza de almendras laminadas
♥ 1/4 de cucharadita de tomillo
♥ 1 cucharadita de perejil fresco picado
♥ 3-4 hojas de hierbabuena fresca
♥ 1/2 vaso de agua
♥ 2 cucharadas de aceite de oliva
♥ 1 cucharadita rasa de sal
♥ 1 cucharadita de margarina vegetal (para untar un molde)

Lee la receta entera antes de ponerte a hacerla. Es una adaptación del pastel de legumbres de MiVegaBlog.

Deja los tomates secos en remojo con agua caliente al menos 10 minutos antes de empezar a hacer el pastel. Después agrégalos al resto de ingredientes bien escurridos.
Precalienta el horno a 200ºC.

Pon todos los ingredientes en la batidora y bátelo unos minutos, hasta que se hayan picado y mezclado todos los ingredientes. No es necesario que quede una pasta homogénea, deja que se vean algunos trocitos de los ingredientes.
Unta un molde largo rectangular (como los de pan) con la margarina, vierte dentro la masa y alisa la superficie con una cuchara o con una espátula de silicona.
Mételo al horno 35 minutos a 200ºC, a altura media con calor arriba y abajo, o hasta que veas que se despega de las paredes del molde y se ha secado y dorado. Déjalo enfriar al menos 5 minutos antes de desmoldarlo.

Pastel de legumbres

Receta de hoy también facilísima que en realidad se tarda poco en hacer porque el único trabajo que tiene es batir con la batidora (ya ves tú qué complicación) y echarlo en un molde. El horno se encarga de lo demás y no hay que vigilarlo mucho, sólo ponte una alarma para que suene 25 minutos después y puedas ir viendo si le falta mucho o poco. Dependiendo del tamaño del molde te tardará unos minutos más o menos, si es muy grande el pastel se hará enseguida pero te quedará muy fino, y si es pequeño (la masa ocupa más de las 3/4 partes de su capacidad) tardará 10 o 15 minutos más (menos superficie en contacto con el calor = más tiempo necesita para calentarse por dentro).
La receta original, que la podéis ver en MiVegaBlog, está hecha con más cantidad de ingredientes, por lo que sale un pastel el doble de grande que el de mi receta. Yo lo he querido hacer más pequeño y más fino para poder trastearlo después de otras formas. Por ejemplo, como al cortarlo salen barritas tamaño 2 bocados, se pueden rebozar (con un rebozado bien crujiente), freírlas con aceite o dorarlas en el horno y servirlas como si fuesen las varitas que venden congeladas. O tomarlo tal cual, dorar unas lonchas a la plancha, hacerlas a la parrilla o al grill, o con salsa, como lo que he hecho en la primera foto.
La salsa de la foto también es  muy fácil de hacer:

♥ 5 cucharadas de tomate frito
♥ 1/2 vaso de vino blanco
♥ 1 cucharadita de salsa de soja
♥ 1 cucharadita de vinagre balsámico
♥ 1/2 cucharadita de perejil picado
♥ 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida

Ponlo todo en un cacito pequeño (salsero) a fuego medio-bajo y cuécelo, removiendo suavemente, durante 5 minutos, hasta que espese y cambie de color (rojo muy oscuro, casi marrón). Si tu cacito es un poco más grande (12 cm de diámetro o más), en 2-3 minutos lo tendrás hecho. Procura que no se te pegue, baja el fuego si es necesario. Déjalo enfriar unos minutos.

Corta unas lonchas del pastel (4-6) y ponlas en una sartén con 1 cucharada de aceite (extiéndela por la sartén) a fuego medio y dóralas ligeramente. Con un pincel de repostería pinta por encima las lonchas de pastel (con la salsa, se entiende), dales la vuelta, repite la operación y vuelve a voltearlas. No necesitan dorarse mucho tiempo con la salsa, sólo 1-2 minutos. Sácalas y sírvelas.

Lo interesante de esta receta es que esta es una de tantas adaptaciones que se pueden hacer (mira la original). En realidad no es sólo de legumbres, también lleva hortalizas o verduras, frutos secos y cereales, pero el primer ingrediente que hará de base son legumbres.
Para hacer cualquier variación lo único que tienes que tener en cuenta son los sabores y la humedad de la mezcla. Es decir, no mezcles cosas que juntas no sepan bien (no recomiendo, por ejemplo, ponerle chocolate), piensa en los ingredientes que tienen sabores muy predominantes y aquellos cuyos sabores son más sutiles, neutros o que sólo acompañan o mejoran el sabor final. Por ejemplo, uno de los ingredientes que más sabor le va a dar a tu pastel son las legumbres que uses. No es lo mismo utilizar judías blancas que pintas, negras, lentejas rojas, pardinas, garbanzos, etc. Elige la que más te guste (o la que menos te disguste).
En el apartado de “granos” puedes utilizar arroz cocido si no quieres demasiado sabor, avena o trigo en copos si lo quieres moderado, mijo si quieres además su textura granulada, etc.
Para los frutos secos también piensa que hay algunos con más sabor que otros, y que puede llegar a predominar, como el de los coquitos y el de las nueces de Brasil.
Como verduras aprovecha lo que tengas en la nevera, no es necesario que sean 3 verduras diferentes, pueden ser menos o más, lo que importa es el volumen de verdura que usemos. Por ejemplo, puedes poner un trocito de cebolla, otro de pimiento, otro de nabo, otro de zanahoria… aprovecha los recortes y trocillos que tengas por ahí, evita tirar comida.
Como “aglutinante” en realidad no necesitas nada, toda la mezcla que llevamos hasta ahora está bien aglutinada (antes de añadir líquido), otra cosa es que vayas a utilizar gran cantidad de líquido y necesites volver a espesar la masa. Yo he añadido el puré de patatas de sobre de toda la vida para darle una textura más cremosa, y para eso necesitaba algo suave y una parte de líquido. Lo que recomiendo es que, ante la duda, o si vas a hacer tu propio pastel con lo que pilles, batas primero todos los ingredientes, sin añadir líquido, y cuando lo tengas batido mires si la mezcla está muy seca u horriblemente apegotonada antes de añadir agua, caldo de verduras, leche de soja o el líquido que quieras, siempre poco a poco, porque si te pasas tendrás que ajustar de otros ingredientes y posiblemente de sal.
La consistencia y humedad de la masa dependerá de la humedad que aporten los ingredientes, así que tenlo en cuenta. No es lo mismo añadir 1 cebolla que 1 tomate.
Como especias se pueden añadir las que queramos, como si le queréis poner cayena, curry, ras-el-hanout, sésamo tostado, albahaca, mejorana o lo que sea. No pongáis demasiada cantidad o el pastel sólo olerá y sabrá a especias.

Cuando se enfríe se puede guardar en la nevera, en el propio molde, bien tapado con film transparente, y te durará 4-5 días. Recalentado está muy bueno, especialmente si ha tenido suficiente tiempo de reposar, asentar y desarrollar sabores. Pasa lo mismo que con las tortillas de un día para otro 😉

Pues hale, a probarlo, que no tenéis excusas 😉 y si queréis más ideas para esta misma receta, visitad MiVegaBlog 🙂

Original: http://www.creativegan.net/archives/pastel-de-legumbres/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s